¿El choque generacional bloquea la eficiencia de tus equipos?

 

¿Qué tanta alta es tu rotación de personal porque los más jóvenes quieren “viajar y explorar el mundo” y a los 6-8 meses te dejan el trabajo botado?

 

¿Cuántas veces has tenido problemas con miembros de tu equipo pues eres más joven y automáticamente descartan tus ideas por tu supuesta “inexperiencia”?

 

¿Es una locura pensar que algunos miembros del equipo quieran horarios flexibles y trabajar desde su casa, mientras otros aunque ya hayan terminado su trabajo se esperan a que el reloj marque las 8:00pm para dejar la oficina?


Hoy en día, los negocios son manejados por equipos mixtos en cuanto a las generaciones que los conforman, es decir, nos encontramos con un mix de Baby boomers, Generación X y Milenials. Es por eso, que hoy más que nunca, es muy importante saber utilizar herramientas de persuasión para gestionar adecuadamente los equipos conformados por las 3 generaciones.

 

En esta ocasión no nos enfocaremos en persuasión para las ventas o convencer a alguien sobre algún tema, hoy hablaremos de la persuasión como un proceso de aprendizaje de los demás y el proceso de negociación para una solución compartida, de acuerdo a como lo plantea Jay A. Conger en su libro The High Potential’s Advantage: Get Noticed, Impress Your Bosses, and Become a Top Leader.

 

Con ese fin y de acuerdo al autor, la persuasión consiste en cuatro elementos esenciales:

  1. Establecer credibilidad: La credibilidad va de la mano con la confianza, por lo que no aparece de la noche a la mañana. La credibilidad crece, de dos fuentes: la primera es la experiencia, que se refiere al conocimiento que tengas sobre el producto o proceso. La segunda fuente son las relaciones, las cuales se fortalecen cuando trabajamos en el mejor interés de todos y escuchamos las necesidades del equipo. Aun cuando la credibilidad de un persuasor es alta, su posición debe tener sentido, y aún más, debe atraer a la atención de los miembros del equipo, es decir, debe tener audiencia.

  2. Enmarcar para encontrar un terreno común: Es indispensable que todos sientan los beneficios por seguir una idea y otra por lo que es muy importante comunicarlos y que todos los participantes sientan el impacto positivo que obtendrán.

  3. Proporcionar pruebas vívidas: La persuasión se convierte en una cuestión de presentación de pruebas, pero no solo de gráficos y hojas de cálculo comunes, también se pueden incluir casos de éxito, testimonios, comparativos o proyecciones.

  4. Conectarse emocionalmente: La persuasión siempre es más eficiente cuando utilizamos el storytelling o historias vivas, incluso superpuestas, metáforas y ejemplos para hacer que sus posiciones cobren vida. Los buenos persuasores tienen la capacidad de detectar y responder con precisión al estado emocional de su audiencia, es decir, son camaleones empáticos. Para lograr esto es indispensable mucha sensibilidad, leer el lenguaje no verbal de tu equipo, e interpretar las emociones que existen en el ambiente.  Cuando logramos lo anterior, podemos actuar o comunicarnos en el mismo canal que ellos y así conectarnos emocionalmente.

Recuerden que la persuasión es una herramienta poderosa para el liderazgo y para cualquier organización, pero es un proceso a menudo minucioso que requiere perspicacia, planificación y compromiso. ¡Prácticalo! Notarás la mejoría y los resultados positivos que éstas técnicas te darán personal y laboralmente.

 

Cualquier duda o comentario estoy a sus ordenes en contacto@jacquelinebetancourt.com y no se pierdan el artículo de la próxima semana.

 

¡Saludos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Cómo fue la oratoria de los candidatos durante el debate?

April 24, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

® 2018 Jacqueline Betancourt